Rectificado y Encamisado de Cilindros

Rectificado y Encamisado de Cilindros

La principal causa de la rectificación de los cilindros secos es el desgaste o deformación producido por el rozamiento de los elementos que funcionan dentro de él. En este caso anillos o pistones, donde por ciertas circunstancias estos elementos pierden sus características físicas, dañando irreparablemente el cilindro. Existen otros factores que dañan o desgastan los cilindros tales como mal funcionamiento en los inyectores, lubricación, refrigeración, etc.

Contáctanos

Ingrese código captcha

En primera instancia se rectifica el cilindro a 0,50 mm y se utiliza un pistón más grande para mantener las tolerancias entre pistón y cilindro.

Obs: Se realiza el procedimiento de rectificar el cilindro a 0,75 e incluso 1 mm en ciertos cilindros. En todo caso la recomendación es máximo hasta 0,75 mm ya que podría quedar el cilindro muy delgado y al ser más grande el pistón las presiones y temperaturas aumentan considerablemente. En caso de que el cilindro este dañado o desgastado y no se pueda rectificar más, se proceda a encamisar.

Este procedimiento consiste en montar nuevas camisas en el cilindro. Con ello se vuelve al motor a su cilindrada original. Las nuevas camisas son montadas en el cilindro en prensas especiales, previa rectificación del cilindro.

Después de realizado el encamisado es necesario un rectificado y pulir los cilindros hasta la medida estándar de acuerdo al fabricante. Con ello se consigue eliminar las posibles deformaciones que se hayan producido en la operación de montaje.

Contáctenos
Mesa Central

+56 2
2689 4279